Yamaha Grand PianoCraft MusicCast MCR-N670

Yamaha Grand PianoCraft MusicCast MCR-N670

PianoCraft. Mientras que antes el segmento mini no estaba particularmente asociado con la calidad, el PC no jugaba bien para […]

PianoCraft. Mientras que antes el segmento mini no estaba particularmente asociado con la calidad, el PC no jugaba bien para su propio estante, sino que jugaba bien en general y era capaz de competir con muchos sistemas pseudo-audiófilos, con especial énfasis en aquellos basados en amplificadores multicanal. Los gustos y las necesidades del público están cambiando y la tecnología utilizada incluso en la estantería básica evoluciona a un nivel con el que hace sólo diez o quince años se podía haber soñado. Por lo tanto, está claro que Yamaha debe mantener su dedo en el pulso. Es por eso que las actuales encarnaciones de los populares PianoCrafts tienen a bordo todo lo que los consumidores modernos no pueden imaginar sin él.

Yamaha MCR-670

Yamaha nos llega en tres pequeñas cajas, dos de las cuales contienen electrónica y un tercer par de columnas de filigrana ligeramente más grandes. Sin embargo, como ya he mencionado en la introducción, nuestra redacción no recibió tres, sino cuatro cajas, porque por cortesía del distribuidor junto con el set básico recibimos una muy intrigante y por lo que dicen los resultados de las ventas, también muy popular entre los compradores de actualización en forma de un par de estanterías blancas como la nieve y los monitores de base Bowers & Wilkins 685 S2.

La unidad central consta de dos dispositivos: un reproductor versátil, un streamer, un set de conexión CD-NT670 y la clásica sección de amplificación A-670. Por supuesto, el set incluye el cableado necesario, es decir, cables de altavoces estándar, antena FM y conectores mini jack para la comunicación entre los dos dispositivos.

A primera vista el CD-NT670 parece clásico y si no fuera por el puerto USB visible, podría considerarse un estándar. Los pseudo-laterales de madera de la empresa, el cajón de accionamiento central integrado con el botón de apertura y cierre y la pantalla convencional de dos líneas de color azul pálido que se muestra a continuación tampoco evocan emociones innecesarias. Al igual que los cuatro botones de navegación de la derecha y el interruptor principal del lado izquierdo del panel frontal. No importa cómo se mire, no habría provocado sospechas hace 20 años.

Además, la pared trasera no es totalmente ” tradicional “, porque además de las salidas de línea única en el estándar RCA, no sólo hay una toma para la antena FM y su equivalente moderno ya instalado – WiFi, sino también un par de entradas de línea (RCA), entrada óptica (Toslink) y puerto Ethernet. También cabe destacar el bus de comunicación de la compañía con conector mini jack, gracias al cual no sólo operaremos ambos dispositivos con un solo mando a distancia, sino que además podremos leer los ajustes de volumen. El cable de alimentación está montado de forma permanente y terminado con un enchufe plano estándar.

El mando a distancia incluido es delgado, bastante sólido y ergonómico. También vale la pena vigilarlo y no perderlo, porque es con su ayuda que podremos configurar la conexión de red, y es como si no fuera una bagatela muy importante. De las agradables sorpresas cabe destacar la presencia de la función WPS, que activamos en Yamaha y en nuestro router, y el resto se hace solo. Además, el emparejamiento con fuentes Bluetooth es igualmente rápido e impecable: configuramos Bluetooth como fuente, activamos la búsqueda en el smartphone, tablet o en lo que tenemos a nuestra disposición, seleccionamos Yamaha de la lista de dispositivos visibles y……. eso es todo.

Ya sea que esté configurando un sintonizador FM, radio por Internet y AirPlay, o reproduciendo canciones directamente desde su disco duro y almacenamiento (vía USB), o desde su computadora (vía WMP), no tendrá problemas y el manual de usuario le proporcionará el 100% de toda la información que necesita.

Lo único que vale la pena destacar es el soporte completo para archivos de hasta 192 kHz/24 bits (desafortunadamente sin funcionalidad gapless) y sistemas de almacenamiento de archivos FAT16/FAT32. Y luego está MusicCast, lo que significa que si tenemos a algún miembro de la familia PianoCraft ya configurado en nuestra red doméstica, heredan sus configuraciones y las muestran como otra “zona” en una aplicación dedicada. Y aquí llegamos a otra cosa interesante, porque gracias a la exclusiva función de salida Bluetooth, que permite enviar música desde el MCR-N670 a auriculares o altavoces Bluetooth, también de otros fabricantes.

El amplificador A-670 también parece clásico y aunque hay tres perillas centrales de control de tono (agudos y graves), y balance, podemos hablar con seguridad de minimalismo atemporal. La descripción del frontal de aluminio cepillado se cierra con el interruptor principal situado en el lado izquierdo, con un pequeño LED que indica el estado del dispositivo y una toma de auriculares dorada de 6,3 mm, y en el lado derecho con la perilla de control de volumen girada. Sólo hay un único par de entradas analógicas (RCA), una salida de subwoofer y terminales de altavoz sencillos y atornillados con enchufes de plástico. Debido a que la construcción se basa en amplificadores de potencia digitales PWM con modulación PWM de 2 x 65 W / 6Ω de la empresa japonesa SAGAMI (220 Yg) y la fuente de alimentación es de impulso, todo esto no se calienta realmente y si alguien encaja en un circuito de este tipo tranquilamente puede poner un CD en el amplificador.

Los juegos de altavoces ventilados traseros NS-BP301 incluidos están equipados con parlantes A-PMD (Advanced Polymer Injected Mica Diaphragm) de 13 cm de ancho de banda. El ancho de banda superior está soportado por una burbuja textil de ferrita de 30 mm. Las carcasas están fabricadas en MDF lacado brillante de 16 mm, sólidamente reforzadas desde el interior y humedecidas deliberadamente con fieltro y vellón. Los crossovers de cinco elementos (dos bobinas de núcleo, dos condensadores electrolíticos y una resistencia cermet) pueden presumir de un montaje punt-punkt, lo cual es una gran sensación a este nivel de precio. Cuidando tanto la parte inferior de los altavoces como la superficie sobre la que se van a colocar, se han encolado con finos discos de goma, que además impiden el movimiento de los altavoces

Con la introducción del Grand PianoCraft MusicCast MCR-N670, Yamaha ha demostrado que mini no tiene que significar compromisos dolorosos, ofreciendo la electrónica antes mencionada a un precio aceptable.

Datos técnicos:

  • Grand PianoCraft MusicCast MCR-N670
  • Potencia de salida: 2×65 W/6Ω
  • Rangos de radio: FM, radio por Internet
  • Entradas: Óptica digital, RCA lineal, USB
  • Salidas: Subwoofer RCA, auriculares
  • Certificado DLNA: Sí
  • Radio por Internet: Sí
  • Transmisión inalámbrica: AirPlay, Wi-Fi Direct, Bluetooth
  • Servicios de streaming: Deezer, Spotify, Tidal
  • Modo GAPLESS (sin pausas): No
  • Control de aplicaciones: Sí
  • WiFi: Sí
  • Reproducción de formatos de archivo: AAC, FLAC, WAV (192kHz/24bit), WMA, MP3
  • FLAC, WAV 192/24: Sí
  • Bluetooth: Sí
  • Dimensiones (S x W x G) – electrónica: 314 x 70 x 342 mm (tanto el amplificador como el CD)
  • Dimensiones (S x W x G) – columnas: 176 x 310 x 297 mm
  • Peso – electrónica: 5,4 kg (total)
  • Peso – columnas: 9,2 kg (par)

¿Y tú qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *