En 2022, solo dos de cada cien televisores serán 8K

En 2022, solo dos de cada cien televisores serán 8K

A pesar del impresionante crecimiento de los televisores LCD de 8K de 2018 a 2019, todavía falta mucho a llegar […]

A pesar del impresionante crecimiento de los televisores LCD de 8K de 2018 a 2019, todavía falta mucho a llegar al nivel de facturación a los modelos de 4K.

Según las nuevas estimaciones de Sigmaintell Consulting, en 2020 se espera que la distribución de pantallas LCD de 8K en todo el mundo alcance las 500.000 unidades, frente a las 400.000 estimadas en 2019 y sólo 20.000 en 2018. Aunque no parezcan pocos, 500.000 paneles de 8K representarán sólo el 0,2% de los paneles LCD distribuidos en todo el mundo a finales de 2020 (prácticamente nada).

Según Sigmaintell Consulting, los gastos de producción de esta tecnología siguen siendo elevados, lo que limita el crecimiento de su popularidad. No es casualidad que en 2022 se espera que los paneles LCD de 8K alcancen el 2% del mercado mundial de la televisión gracias a las mejoras en las líneas de producción y a la reducción de los costes de producción.

La propagación de la tecnología 8K también debería acelerarse tan pronto como la diferencia entre los precios de los televisores de 8K y los de 4K (hoy en día los primeros todavía cuestan aproximadamente el doble que los segundos).

No olvidemos otro obstáculo a superar como es el tamaño. Un televisor de 8K tiene sentido por encima de ciertas dimensiones para disfrutar de una resolución superior a 4K y hablemos de los televisores de al menos 65” (pero también digamos 75”): monstruos que no podrán ser instalados en la mayoría de los hogares.

Por último, es llamativa la diferencia entre los paneles distribuidos en 2018 y los estimados para 2019. Pasar de 20.000 a 400.000 unidades es, de hecho, un paso macroscópico, pero no se puede decir lo mismo del aumento de “sólo” 100.000 paneles entre 2019 y 2020. Evidentemente el “boom” entre 2018 y 2019 se produjo porque hace dos años los modelos eran pocos (prácticamente sólo los de Sharp y Samsung) y los precios todavía eran demasiado altos, mientras que el año pasado, además de la entrada en escena de Sony y la nueva gama QLED de Samsung con precios más humanos (hoy en día un Q950R de 75” está en línea por menos de 4500 euros), el mercado de los televisores de 8K se ha movido mucho.

¿Y tú qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *